domingo, 8 de febrero de 2009

Un poema de Carlos Rodríguez Ferrara/ Venezuela



Carlos Rodríguez Ferrara, desde su llegada al mundo el 24 de abril de 1962, en la Ciudad de los Caballeros, Mérida, Venezuela, hasta su lamentable muerte, la madrugada primaveral del 17 de marzo de 1983, en la misma población, nos deja una vida efímera y una voz poética, con apenas veinte años de recorrer su travesía. Vivió intensamente, sus viajes por Europa, Cuba, Colombia y su país natal Venezuela, la música clásica, la ópera y la literatura, y, estaba a punto de graduarse en la Universidad de los Andes, en Lenguas y Literatura Clásica.


Asi nos dice María Cristina Solaeche Galera, en su ensayo: Carlos Rodríguez Ferrara:La lucidez de la eternidad como destino estético.
Ensayo, del cual podrá leerese un extracto en la edición, Marzo/Abril, de la Revista digital: Voces de Hoy. Sin embargo, hoy hemos deseado presentar algunos de sus versos.

Esa luz
es la muerte
que nos busca.
Viene,
traspasa cristales
y
se queda
al lado nuestro.

Tras los pasos
dejo –cayendo,
bailando-
mortalmente
las hojas
y en esa ausencia
de colores
pega en el alma
tanto que duele.

2 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Pedro...

Versos llenos de filosofía, lástima la temprana muerte de tan prometedor poeta, aunque alcanzó a dejar un muy buen legado.

Cordial saludo.

Versos complicados dijo...

Aunque no soy merideña de nacimiento, llevo en Mérida , 33 años, más de la mitad de mi vida. Llegué aqui, con 25 años, más de los que vivió este inmenso poeta en cuerpo material, porque de alma y de pluma, sigue vivo.
Agradecerte, Pedro, traer a este venezolano de hermosos versos.

Un abrazo y una delicia el estar aqui.

Migdalia