jueves, 29 de mayo de 2008

Un poema de Gabriela Abeal


Pintura de Adry del Rocio García Hernández

Soy la amazona
que cruza el silencio
en un pez que se extinguió hace años.
No puedo voltear
porque se deslizarían por mi espalda
las líneas
que arrojé al mar de tu presencia
y jamás pudo atrapar el anzuelo
una mirada tuya.
Eres el agua
que se desvanece de los dedos,
la brújula rota,
la guarida que se busca las noches inciertas,
el espejismo cruel
que desaparece cuando intento tocarlo.

2 comentarios:

vocesdehoy dijo...

Gaby, este poema lleva consigo un sello único, y no solo el que el poeta le aporta, sino el que la buena poesía asume.

Un gusto inmenso tenerte en Voces de Hoy.

Versos complicados dijo...

Gabriela, un poema sin desperdicio alguno. me llegó íntegro.
¡Maravilloso!

Besos,
Migdalia