miércoles, 28 de mayo de 2008

La carta

Pintura de Michael Angelo
La carta.

La carta está deprimida en el camino,
sin tu nombre ilustrando el remitente.
El buzón quedó hambriento de tu huella
y mis manos danzaron el silencio.

La carta es blanca; sin letras ni mensajes.
Una hoja de papel luchando con el viento.
Está libre del sobre que la encierra;
ausente en el verso del poema.

La esperanza murió junto a la carta.

5 comentarios:

Alicia dijo...

Hermosísimo poema, Pedro.

teresa coraspe dijo...

Y hablas de cartas, bien; mañana salen los libros con una carta para Rattia; tengo deseos de que haga unas notas sobre tus libros. Ya es la una de la mañana y te escribo. Hoy participé en una actividad de tipo político; ví mi blog y alguien del internado (cárcel) me escribió. Son lectores...es así. Un abrazo y hermoso tu poema. Tere

loki vinodelfin dijo...

Bello poema. Que las cartas no dejen de protagonizar nuestras vidas. Continuo enviando epístolas a una persona muy querida por mi.

Un abrazo amigo Pedro.

Soledad dijo...

Hola, Pedro: muy bello, me encantaron estas líneas.
"La carta está deprimida en el camino,
sin tu nombre ilustrando el remitente".
Me gustó la fuerza que tiene.

Gabriela.

Versos complicados dijo...

Querido Pedro: una carta es algo vivo entre las manos, es la vida palpitando en cada letra y su ausencia es el dolor que nos queda en el vacío buzón de nuestra alma.
Hermoso poema amigo, entrañable como siempre tu voz.

Besos,
Migdalia