martes, 22 de enero de 2008

Dudas



Dudas


Quizas el árbol no me dió la sombra .
Quizás sus ramas se perdieron al llegar el sol.
Es posible que el viento se enfrentó a su orgullo,
y su orgullo valiente penetró a la noche.

De cualquier forma el árbol olvidó a las hojas;
y yo en mi ausencia olvidé su raíz.

1 comentario:

mariadnne dijo...

Pero su raiz sigue ahi,..dormida a los ojos del mundo..dormida a los sentidos humanos..pero vive y vivira siempre en ese recuerdo sin memoria..

Gracias por tu visita..

Mary..