lunes, 24 de marzo de 2008

Gabriela Abeal



Pintura de Magnolia Rivera

Morriña

“Escucha,
hoy tengo hambre de ternura,
de bancos encendidos en el parque”…

Fernando Luís Pérez Poza



Le he repetido a mi alma
que la fuerza me abandona
que ya no comprende mi cuerpo
por qué tiene que vivir
en la condena eterna de tu ausencia.
Me ha suplicado la carne
que le pida ventaja a las horas,
que se paren los segundos,
que el día no busque a la noche.
Pero el tiempo pasa
todo ruego es inútil,
mis manos parecen ramas,
mis pies
infértiles raíces
¡y mi boca!,
mi boca fruto de tus labios
hoy no tiene sabor
porque tú, amor,
ya no la tocas.


22 de Marzo de 2008 (Gabriela Abeal)

4 comentarios:

vocesdehoy dijo...

...porque tú amor ya no la tocas...
Es hermoso Gaby. Siempre un placer leerte.

Gabriela dijo...

Como siempre, gracias, PPPS, por tus palabras, por tu espacio, que sigue creciendo.

Y te voy a dejar el poema en otra lengua, no por mí, sino por el Poeta al que cité, que me obsequió sin esperaralo las traducciones.



(Los Pérez que he conocido hasta ahora por su sensibilidad son regalos del cielo)




"Escoita,
hoxe teño fame de tenrura,
de bancos acendidos no parque"...

Fernando Luís Pérez Poza


Repetinlle á miña alma
que a forza abandóname
que xa non comprende o meu corpo
por que ten que vivir
na condena eterna da túa ausencia.
Suplicoume a carne
que lle pida vantaxe ás horas,
que se paren os segundos,
que o día non busque á noite.
Pero o tempo pasa
todo rogo é inútil,
as miñas mans parecen ramas,
os meus pés
infértiles raíces
¡e a miña boca!,
a miña boca froito dos teus beizos
hoxe non ten sabor
porque ti, amor,
xa non a tocas.


Autor: María Gabriela Abeal
Tradución ao galego: Fernando Luis Pérez Poza

Versos complicados dijo...

¡Qué precioso poema Gabriela, no sabes el placer que me da volver a leerte!

Besos,
Migdalia

Gabriela dijo...

Gracias Mig: Te debo millones de correos y palabras.

Gabriela Abeal.