lunes, 31 de marzo de 2008

La abuela

Fotografía: Joan Canals Saurí

La abuela
prosa del libro:En mi silencio.

Me dejaron sola, tirada en esta casa sin ventanas,
sin jardin abierto donde pueda respirar.
Se llevaron mi cortina rosa con flores amarillas, mi mantilla negra,( recuerdo de mamá ).
Era la mantilla del bautizo de aquel domingo de Mayo, cuando
el agua bendita corrió por su frente.La frente de Azuncion; mi hija.
Su frente hoy marchita de tantos pecados. Hoy abierta al cautiverio mundano.
Me dejaron sola, sin la mecedora que alivia mi nostalgia.
Me dejaron sin voz y sin ojos; sin anillos, ni prendas.

Quieren más a “tito” el perro sin amo.
¡Suerte la de tito!,tristeza la mia.
Y es que estorbo en la cocina y en el baño.
Me dejaron sin la misa del Domingo, cuando el gallo cantaba.
Arrancaron las margaritas del jardin. Pusieron aceras; concreto,cemento, (dureza y orgullo).

Me dejaron no sé cuando, en ésta casa que llaman pensión.

5 comentarios:

Alicia dijo...

Fuertísimo, duele Pedro. Bien dicen que la nobleza de un pueblo se mide por la forma cómo trata a sus ancianos. Hermoso y conmovedor.

Gabriela dijo...

Que tema, PPPS, hoy me duele escribirte.


Saludos

Gabriela.

Gustavo Tisocco dijo...

triste y real Pablo, un abrazo Gus.

teresa coraspe dijo...

Conmovedor como lo es la soledad, el abandono; los silencios y las cosas idas, las que no vuelven y se quedan perdidas para siempre. Y como dice Gabriela, duele la respuesta, porque la realidad es y no hay lugar para una respuesta a un poema como ese. Teresa.

vocesdehoy dijo...

Hay realidades tan fuertes, que duele comentar.

Gracias a todos.

Un abrazo