lunes, 21 de abril de 2008

Gabriela Abeal

Pintura de Albert Pels

“Permíteme mirarte cuando nadie me vea
introducir la mano entre tus duendes…”
Roberto Bianchi

a Fanny Garbini Téllez

El amor
tiene tantas caras como un dado
y a veces se convierte en perinola
y te muestra la frase“todos ponen”.

Menos el duende que te aceleró el alma,
el que te hizo vibrar
y crecer en las rodillas flores.

A veces el amor juega al absoluto,
al misterio,a la intriga y el desconcierto.

Porque sabe que posee
un as de corazones en la manga
para hacerte ganary que intervengas otra vez
en el mismo juego.

15 de Abril de 2008 (Gabriela Abeal)

2 comentarios:

mercedes sáenz dijo...

Que placer leer un poema dedicado a Fanny. Me gustó mucho. Gracias.

Gabriela dijo...

Hola, Pedro, otra vez salió el Lobizón por las casas vecinas, jeje. Aquí va mejorado... Besostes y gracias.

“Permíteme mirarte cuando nadie me vea
introducir la mano entre tus duendes…”

Roberto Bianchi



a Fanny Garbini Téllez



El amor
tiene tantas caras como un dado
a veces
se convierte en perinola
y te muestra la frase
“todos ponen”.
Menos
el duende que te aceleró el alma,
el que te hizo vibrar
y crecer flores en las rodillas.
A veces
el amor juega al absoluto,
al misterio,
a la intriga
al desconcierto.
Porque sabe
que posee un as de corazón en la manga
para hacerte ganar
y que apuestes otra vez
en el mismo juego.



15 de Abril de 2008 (Gabriela Abeal)