lunes, 14 de abril de 2008

Silvia Loustau

Pintura de Frederic Bazillec

XX

arena de placer y zafiro
el tiempo
aquel
cuando las amapolas florecían
sin permiso
y los gránulos oscuros de sus semillas
rodaban con la libertad de los sueños.
no había días ni noches.
en la ventana nunca anochecía
quedaba en ella polvo de luz.

5 comentarios:

vocesdehoy dijo...

Me gusta que las amapolas florezcan sin permiso. Y sin permiso mi querida Silvia, tu voz se escuche en la poesía.

Bienvenida a Voces de Hoy

loki vinodelfin dijo...

Ese no atenerse a las reglas. La fluidez de de temores infantiles. No dejo de soñar que la poesía forma parte de este recóndito lugar. Bella poesía.

¡Besos!

Gabriela dijo...

Hola, Pedro, sino tengo mal la información la nueva visita, es de mi pagos Mar del Plata...y deberás agrandar la mesa.

Cariños Gabriela.

Gustavo Tisocco dijo...

Silvia un hermoso poema, bellas metáforas.
Un abrazo gus.

julia del prado morales dijo...

Breve y excelente poema, abrazos, Julia

http://Juliesusfotosyescritos.blogspot.com
http://losamigosdejulie.blogspot.com
http://eltuturutudejulie.blogspot.com